Heidemarie Story

Traducción por animee1

7614885_m

Estaba volando bajo las nubes. Había casas esparcidas por las praderas que se extendían bajo mis ojos. Todo era negro, a veces gris oscuro. Al cambiar mis sentidos aparece una tenue luz verde que recorre los altibajos y los obstáculos del terreno. No es que lo vea, hablando correctamente. Es como si las cosas sentidas con la magia se sobrepusieran sobre la visión, pero no se puede expresar esta sensación a nadie. Con la información de los mapas, reconstruyo una vista en tres dimensiones, es más o menos así.

Había una figura en forma de Neuroi en el espacio en frente de mi. Tamaño… medio. Las demás de mi escuadrón ya habían vuelto a la base después de haber usado todo su poder mágico y munición, pero yo sola podía encargarme de ello. Aumenté lentamente la potencia de mi unidad favorita, la Bf110 y me coloqué detrás y un poco hacia abajo, en su punto ciego.

Aunque es un punto ciego, es más bien como están sus dispositivos de disparo repartidos por su forma y mis experiencias con enemigos similares. Ir en esa posición es relativamente seguro.

Por la luz que parpadeaba en mi radar, cambié de mis sensaciones mágicas a visión nocturna. Percibí al Neuroi entre las grietas en las nubes y vi la luz roja que emite. Longitud de 30 metros, una envergadura de unos 40 metros. Estructura en forma de boomerang, una gran ala y una cola afilada. Me he acostumbrado a llamar a este tipo de Neurois “rayas”. Los órganos que descargan los rayos parecen una enfermedad de un animal.

No estaba segura si el Neuroi había cambiado su posición para mirar hacia tierra, pero ahora que se había expuesto por debajo de las nubes, tenía una gran oportunidad. De repente aceleré y me puse bajo la “barriga” del Neuroi, disparando a los órganos de descarga de rayos en su ala izquierda y derecha, destruyéndolos. Si fuera un avión normal, ya se le consideraría abatido, pero incluso con ese desgarro y habiendo perdido la posición, el Neuroi empezó a ascender y se volvió a esconder dentro de las nubes.

El Bf110 se podía equipar con un montón de utilidades y era muy estable, pero no podía soportar giros bruscos, así que era difícil seguir al Neuroi que estaba haciendo maniobras repentinas. Le dejé que se escondiera en las nubes pero constantemente confirmaba su posición con mi radar y la visión nocturna y me dirigí a una posición ventajosa para un segundo disparo.

Me disparó pequeños rayos en mi dirección pero no tuve ni que esquivarlos. Volando durante menos de un minutos llegué por encima del mar de nubes que estaba iluminada por la pálida luna. Vi claramente la parte trasera negra mientras también ascendía. Ya no necesitaba el radar ni la visión nocturna.

Las partes que había destruido ya estaban a medio camino de su regeneración. En lugar de empezar un ataque esporádico, opté por disparar tranquilamente diferentes lugares donde podría estar localizado el núcleo. La segunda ráfaga de disparos dieron en el núcleo y el Neuroi se dispersó en pequeños trocitos y se hizo uno con las nubes.

…No había respuesta en mi radar. Regresé a la base…

2 comentarios en “Heidemarie Story

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s