Brave Witches [Parte 7]

Traducido por Adri_VolKatina.

recortebrave

La Señorita Kanno y yo hablamos de nuestros momentos en Fuso. Nos emocionamos hablando de cosas, como la persona que ambas conocimos y de la cultura de Fuso y Europea, incluyendo las diferencias en comida. Uno de mis antiguos colegas de Libau, de quien me había separada hace mucho, ya había visitado esta base. Pensando en todo eso me sentí un poco inquieta, pero me pregunto si la Señorita Kanno pensaba lo mismo.

En nuestra conversación terminamos hablando sobre nuestras familias. Vengo de una familia de estudiados. Mi padre estudió cosas como Historia de la literatura de Fuso. Creía que lo que decía podía ser aburrido, pero sorpresivamente, parecía que la Señorita Kanno lo disfrutaba.

“En ése, el personaje principal es un mujeriego indeciso, ¿no es así? Eso no es para nada bueno,” dijo.
Era muy directa en expresar su opinión, pero también se contuvo cuidadosamente en las partes que eran difíciles de entender. Podía sentir que una parte de ella amaba leer. Estaba sorprendida, y lamentaba eso.

Luego hablando de otros temas, la Señorita Kanno mencionó de su hermana mayor.

Sadako:“¿Tu hermana mayor también es una Witch?”
Kanno: ”No, no. Pero es muy buena en todo tipo de cosas, como cocinar y coser. Es
totalmente diferente a mí.”

No era mi intención, pero encantadoramente continuó presumiendo sobre su hermana.

Sadako: “Quieres mucho a tu hermana mayor, ¿verdad?”

La Señorita Kanno se había sonrojado un poco, y acento levemente.

Sadako: “Creo que tu hermana mayor realmente te quiere, Señorita Kanno.”

Kanno: “¿En verdad eso crees?”

La Señorita Kanno parecía estar en profundo pensamiento, entonces dejó mi habitación
con un simple, “Voy a dormir.”

Pensé que debía ir a la cama también, así que comencé a ordenar las cosas de mi cama.
Mientras estaba moviendo todo, me di cuenta que había dejado mi libreta en la cocina. Ahí
había recetas de Fuso que había buscado y escrito. No era un artículo increíble, pero no me sentiría cómoda si no lo tuviera conmigo. Para poder regresar, comencé mi travesía por el pasillo.

Aunque estaba usando protección mágica, los inviernos en Orussia realmente no son como los de Fuso. Estaba helado. Caminé por el oscuro corredor y lentamente abrí la puerta de la cocina. Este iba a ser un problema: No sabía a donde estaba el botón de la luz.
Por la forma en que estaba hecha la habitación, la luz del corredor no entraba, así que la cocina estaba muy oscura. Si al menos tuviera una vela, podría usar mi visión nocturna.

Recordé el diseño básico de la habitación, así que probablemente esté bien sólo con andar
por la oscuridad puesto que no tenía más opción. Eso fue lo que pensé, así que
cuidadosamente caminé por la habitación.

El armario debería estar por aquí… Aja. Por aquí debería estar el fregadero… aquí está. En ese caso, mi libreta debería estar justo por aquí. Recordando un poco, empecé a extender mi brazo derecho. Cuando lo estiré, sentí algo suave y sedoso.

”¿Eh? ¿Qué fue eso?” pensé inmediatamente

“Aah…! Waaaa!” alguien gritó.

Por el susto, retrocedí, torpemente tropecé con algo, y me caí. Auch…

Sin saber lo que estaba pasando, tenía un poco de miedo. Entonces de la nada, la
habitación se iluminó. Vi a mí alrededor, y a lado del botón de la luz estaba la Alférez
Lemare.

Sadako: “Señorita Jose…”

Lemare“Señorita Shimohara…”

No miramos con asombro, luego.

”Oh no, ¡Señorita Shimohara!” gritó la Alférez mientras se acercaba a mi.

Me di cuenta que me había lastimado al caer. Estaba sangrando, pero lucía peor de lo que realmente era. la Alférez colocó sus manos ahí, y poco después, salieron de su cabeza orejas de gato con largo y suave pelaje. De esto, imaginé que iba a usar su magia de curación en mí.

Sadako: ”No está tan mal. Estará bien si lo dejas así.”

Lemare: “No lo voy a dejar. Oh, es mi culpa…”

La Alférez Lemare lucía realmente apenada. No paso mucho hasta que la herida

estuvo completamente curada. La magia es milagrosa, pero la magia de

curación es la más milagrosa de todas.

Una vez que las cosas se calmaron, una pregunta llegó a mi mente:

Sadako: ”Señorita Jose, ¿qué estabas haciendo en la cocina?”

Lemare: “¿Eh? Ehm, estaba… ¿Qué hay de ti, Señorita Shimohara?”

Parecía que ella necesitaba ayuda. Para responder su vaga pregunta, le dije de mi situación.

Lemare: “Así que eso era lo que hacías…”

La Alférez Lemare dejó caer sus hombros desanimadamente. No mucho después de eso, su estómago dejó salir un lindo gruñido. Ah, eso es lo que estaba haciendo aquí. Cuando estaba en Libau, mi superiores a veces me pedían que hiciera bocadillos nocturnos, así que no pensé que fuera algo inusual. Sin embargo, a la Alférez Lemare y a su reservada personalidad, les parecía ser un tema realmente serio.

Con una mirada de aceptación, la Alférez Lemare dijo lentamente:

Lemare: “Cuando uso mi magia… me da mucha hambre”

Sadako: “Saliste hoy, ¿cierto? Es completamente comprensible”

Lemare: “Pe-pero, es extraño. Soy la única.”

No creía que debiera avergonzarse tanto. La cara del Alférez estaba sonrojada. Espera… si
está roja, significa…

Sadako: “Señorita Jose, ¡tienes una terrible fiebre!”

Lemare: “Oh… no te preocupes por favor. Si uso mi magia, termino así. Así es como trabaja
mi cuerpo.”

Sadako: “Entonces, ¿no significa que es mi culpa?”

Lemare: “Por favor no te preocupes… estoy un poco caliente, pero no estoy enferma. Los efectos pasaran pronto.”

Suspiré. Gracias a Dios.

Lemare: “No le digas…”

Sadako: “¿Hm?”

Lemare: “No le digas… a nadie de esto, por favor.”

Tenía la cabeza agachada y me miraba. Sus ojos parecían estar decaídos por la fiebre. Sus
palabras sonaron como si estuviera a punto de desaparecer. En cuanto a mí…

Lemare: “¿Señorita Shimohara…? Haa…”

Le di a la Alférez Lemare un gran abrazo. ¡Ah! En mi primer día en la base, realmente lo
hice…

Cuando veo algo lindo, es difícil para mi no hacer esto. Su cabello recogido a los lados de su
cabeza suavemente rozó mis mejillas. Que olor tan agradable.

Sadako: “Está bien. Sera nuestro secreto…”

Lemare: “Señorita Shimohara…”

Se sintió tan cálido cuando la abrazé. Se sintió bien. Esta temperatura es el resultado de la
amabilidad de la Alférez por usar su magia de curación. ¿Qué estoy pensando?

Paralizada en puerta estaba la Capitán Pokryshkin con una mirada atónita.

Aleksandra: “Señorita Jose… Señorita Shimohara…”

Y luego detrás de ella, escuché a la Teniente Krupinski y a la Sargento Primero Nikka.

Waltrud: “Creo que estamos interrumpiendo algo aquí”

Nikka: “Wow…”

Seguramente mi caída causó escándalo, y tener las luces encendidas en la cocina a estas
horas no es algo normal. Si lo pienso bien, esas eran cosas obvias, pero ahora mismo, no
tengo tiempo para pensar en eso.

Sadako: “Ah, no. ¡Esto no es lo que creen!”

Waltrud: ”Dice, que no es lo que creemos… ¿Lo es, Capitán? ¿Qué es lo que piensas cuando
dos chicas se abrazan? Bueno, ellas ya no son mas que…”

Aleksandra: “… ¡No actúes así conmigo, Teniente!”

Nikka: “Wow…”

Waltrud: “No te conformaste con Nao, incluso lograste que Jose se rindiera ante ti en tu primer día. Creo que estoy perdiendo confianza.”

Aleksandra: “¿Cómo…cómo llaman esto? Em… algo como ‘moral pública’…”

Nikka: “Wow…”

Al final, todas descubrieron el “secreto” entre la Alférez Lemare y yo.

<--- Parte 6 || FIN (?)

14907312_m

Un comentario en “Brave Witches [Parte 7]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s