Brave Witches [Parte 5]

Traducido por Adri_VolKatina.

recortebrave

Todavía quedaba algo de tiempo para la cena. La Alférez Lemare me preguntó si podía dejarle el arreglo de la mesa, yo accedí amablemente. Abrí una puerta en la cocina, y ésta dirigía al comedor, así que eché un vistazo.

La habitación parecía estar decorada sencillamente y con una atmósfera familiar. Me
preguntaba si estos eran los gustos de la Alférez Lemare. La mesa rectangular era para diez
personas, y estaba cubierta con un impecable mantel. También había un mostrador con
algunas revistas y periódicos.

La Sargento Primero Nikka y la Alférez Kanno estaban listas en la mesa. Aunque estaban
sentadas lado a lado, no estaban precisamente cerca la una de la otra. No parecía que el
incidente de la Unidad Striker fuera un tema de gran importancia. Comparado a cuando
ellas regresaron a la base, parecía que se calmaron las cosas. Creo que ninguna me vio
parada a lado de la puerta del comedor. Estaban recordando la batalla que ocurrió ese día.

“Estoy agotada” dijo la Alférez Kanno, excepto que ella no parecía agotada. Estaba
recargada con los brazos cruzados, tal como ha estado todas las veces que la he visto. El
aura amenazadora alrededor de ella, que podría alejar a todos, parecía haber desaparecido.

“Estoy contenta que ella no se enojara” dijo la Sargento Primero Nikka, y parecía que lo
decía realmente de corazón.

Kanno: “Bueno, los otros chicos no se pueden quejar ya que derribamos 20 Neuroi, ¿cierto?”

Nipa: “Eso es verdad, pero lamento haber destruido los Strikers”

Kanno: “Creo que si te preocupas por cosas así, no serás capaz de pelear.”

Nipa: “Haa… Suomus es muy diferente de Fuso. Cuando se trata de personas y equipos, no
hay mucho que repartir. Si solo pudiera ser como Illu…”
(Illu, es el apodo de Eila)

Kanno: “H …”

La Alférez Kanno parecía reflejarse en las palabras de la Sargento Primero cuando las
escuchó. Y en ese mismo momento, La Teniente Krupinski apareció en la habitación.

Waltrud: “¡Oh! ¡parece que todas las heroínas de hoy están aquí”

Forzosamente se escurrió en el espacio donde estaban sentadas la Sargento Primero Nikka
y la Alférez Kanno. El espacio parecía apenas ser suficiente para media persona, y mientras
la cara de la Alférez Kanno lucía claramente molesta, la Teniente no le prestaba nada de
atención. Se acomodó en su lugar y elegantemente cruzó sus largas piernas como si
hubiera estado sentada ahí desde el principio.

Waltrud: “Así que Nipa derribó cuatro unidades pequeñas y medianas, y Nao una grande. Ustedes de verdad se van a ganar un premio por ello”

Nipa: “Pero fue gracias a tu ayuda, Teniente”

Cuando la Sargento Primero dijo eso, la Alférez Kanno dijo una frase fría:

“No tuve ningún problema trabajando sola”

Nipa:: “Eso es lo que dices, pero Kanno, ¿no estabas aturdida después de repentinamente
estrellarte contra ese grande? Si uno de los restantes te atrapa, hubiera sido un problema”

Kanno: “Es porque era el más grande y tenía que acabar con el rápidamente”

Nipa: “No estoy tratando de comenzar una pelear”

Sentada entre ellas, la Teniente Krupinski notó que la conversación se calentaba. Sonreía
mientras veía a una chica y luego a la otra.

Kanno: “¿Y qué hay de ti? Fue porque no eras capaz de seguirme que las cosas terminaron
así.”

Nipa: “Tuve problemas mecánicos, ¡por eso no pude ayudar! Y Kanno, ¡tu sólo aceleras y
no miras detrás de ti!”

Kanno: “¿Que significa eso?”

Nipa: “¿Qué significa que? ¡Oye tu!”

“Hey, ¡deténganse ya!”

La Sargento Primero Rossmann había entrado a la habitación, y con su varita de enseñanza,
ligeramente golpeó a las chicas en la cabeza. Realmente parecía una maestra.

Rossman: “Y tu, Condesa. ¿Por qué solo las ves con una cara de tonta?”

Waltrud: “¿Qué tiene mostrar un poco de espíritu? Ser joven es maravilloso. No está de
acuerdo, Maestra Rossmann?”

Oh. ¿Así que en verdad es maestra?

Rossman: “Dejen de tratar de hacerme sonar vieja. Todavía queda algo de tiempo, ¿cierto?
Venga conmigo.”

Waltrud: “¿Me estas invitando a salir? Que lindo.”

La Sargento Primero comenzó a golpear a la Teniente en la cabeza con su varita de
enseñanza. Incluso la golpeó más fuerte que a las otras dos.

Waltrud: “Auch, auch, auch, Maestra Rossman, los castigos físicos no son buenos, ¿sabes?”

Rossman: “Todavía hay limpieza que hacer después del desastre que ustedes causaron con su aterrizaje de emergencia.”

Waltrud: “Oh Dios. Parece que no tengo opción.”

La Teniente dejó la habitación junto con la Sargento Primero Rossmann. Cuando se fueron,
pude escuchar un poco de su conversación.

Rossman: “A la comandante de esas dos novatas que ayudaste le gustaría agradecerte
personalmente en la base de esa zona.”

Waltrud: “Eso es bueno.”

Rossman: “Ten cuidado en tu camino de regreso, y la próxima vez, esfuérzate más.”

Waltrud: “Si, si”

Parecía que toda la tensión había desaparecido. La Sargento Primero Nikka y la Alférez
Kanno salieron detrás de ellas. Se miraron y comenzaron a reír con asombro.

“Esa es el Teniente para ti. No nos pongamos histéricas otra vez, ¿de acuerdo?” dijo la
Alférez Kanno.

Sus caras sonrientes eran un poco infantiles, y su vivacidad las hacía verse lindas.

<--- Parte 4 || Continuar leyendo, parte 6 --->

10807810_m

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s