Ardor Witches [Parte C]

Traducido por Adri_VolKatina

recorteardor

Después que las dos Capitanes de Liberion se fueran, estaba sola una vez más. Si tuviera que decir lo que era diferente de ésta y cualquier otra de mis mañanas, probablemente sería el paquete de rosquillas que estaba en la pequeña mesa.

Ahora que estaba sola, mis pensamientos salían a la superficie otra vez.

El pueblo de Romagna me había recibido con gusto, una extranjera, yendo tan lejos como para concederme el prestigio de la Élite Pantaloni Rossi. Cuando me enteré que la División 504 jugaría un papel central en la Operación Trajanus, despegué vistiendo mi uniforme de
Pantaloni Rossi, en vez de mi típico uniforme de División Azul. A pesar de que todos me molestaron sin piedad por ello, no me importaba particularmente. Sin embargo…

– No fui capaz de defender a Venezia –

Tuve un montón de tiempo para estar pensativa. Aproximadamente dos horas después, alguien llamó a la puerta. En cualquier caso, debe ser el examen habitual. Sin siquiera levantar la cabeza, dejé pasar a la persona.

“Yey, Angie, ¿cómo estás?”

Estaba sorprendida, después de haberme enfrentado a una voz inesperada. Mi mirada se posó en la Teniente Patricia “Patty” Schade, quien era un miembro de la Div isión 504 al igual que yo. Era una experta en el control del escudo, y dio apoyo a todas varias veces durante
la retirada antes de que se cansara. Yo, también, fui rescatada por ella.

Angela: “No estoy tan mal…”

Patricia: “Fhn, si alguien reservado como tu lo dice así, entonces realmente no estás tan
mal.”

Angela: “Ahora que lo mencionas, ¿y tú, Patty?”

“¿Yo? Ya estoy perfectamente bien. Ves”. Patty extendió la palma de su mano derecha, donde apareció un pequeño escudo, girando lentamente. Cuando estaba pensando que era como de unos 15 cm de diámetro, comenzó a cambiar de manera sorprendente, convirtiéndose en uno mucho más grande, y luego en uno del tamaño de una pelota de béisbol. Por último, me mostraba como pasaba el pequeño escudo de su mano derecha a su mano izquierda y viceversa, como si fuera un artista callejero de malabares.

Angela: “Hábil como siempre.”

“¿Por qué?, gracias.” Patty sonrió maliciosamente y continuó: “De todos modos, mi problema reside con mi Papá. Estaba llorando y diciendo: “¡Voy a Romagna ahora mismo!”, siendo tan protector con los que lo rodean. Desde Britannia, ¿sabes? ¿Pese a qué es inconcebible que un civil pueda desplazarse libremente en momentos como estos?”

A pesar de sonar en shock, Patty no podía ocultar la alegría que pasaba a través de su expresión.

Angela: “¿Y las demás?”

Patricia: “Ehm, si te refieres a la Unidad 504, todavía hay un largo camino que recorrer. La Comandante y Takei están trabajando para coordinar las cosas.”

Angela: “Hm”.

Patricia: “Como sabes, no fue sólo nuestra Unidad la que ha estado trabajando. Bueno, parece que la famosa Unidad 501 se hará cargo de ahora en adelante… oh, esas rosquillas lucen deliciosas.”

Angela: “Por favor, cómelas.”

Patricia: “¿Está bien? ¡Wow… deliciosas! ¿Es este hospital muy bueno, para tener servicios como el abastecimiento de este tipo de té?”

Angela: “No, son de la Capitán Jane.”

Patty se ahogaba al oír eso. “U-un momento, debiste haberme dicho antes. Es un regalo después de todo.”

Angela: “Puesto que viene de esas dos, dudo que se molesten por eso. Además, no hay manera que pueda terminar de comer todas yo sola.”

Patricia: “Probablemente tienes razón… que feliz matrimonio, ¿no?”

Era mi turno de ahogarme.

Patricia: “¿Qué? ¿Dije algo gracioso?”

Angela: “No, sólo pensé que era una manera muy sencilla de decirlo.”

Patricia: “Pero es la verdad. Creo que se los diré si nos encontramos, pero no habrá mucho problema si se trata de esas dos.”
Bromeando Patty se encogió de hombros. “Parece que el trío Pantaloni Rossi realizó una visita a la base del 501 antes de esto.”

Angela: “¿Al 501?”

Patricia: “Ya sabes, para darles la bienvenida. Al parecer, conocieron a mucha gente, Fer estaba hablando acerca de una sanadora increíble llamada Miyafuji y sobre cómo quería ese poder también.”

Angela: “…Creo que el rendimiento de Fer en esas condiciones es bastante bueno. El tuyo también.”
“Y el tuyo también.” De repente, la expresión de Patty se puso seria. “Gracias a ti, Takei y el trío Pantaloni Rossi se salvo. Hiciste todo lo que pudiste de la mejor manera posible. Es por eso que nadie te culpa, y por eso no deberías sentirte avergonzada.”

Me sorprendió la forma en que me habló, como si hubiera visto a través de lo que estaba pensando. Sólo en esta Unidad voy a encontrar compañeras que se deshagan de mí.

Patricia: “Gracias, Angie.”

“…”

“Pues bien, las rosquillas estaban deliciosas. ¡Ah, debería decirle a Jane!” Agitándose un
poco, Patty salió de la habitación.

Sola de nuevo, reflexionaba sobre las palabras de Patty mientras masticaba las rosquillas. Había un montón de tiempo para estar pensativa.

<--- Parte B || La parte D hasta la fecha se mantiene sin traducción al ingles.

16213088_m

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s