Ardor Witches [Parte A]

Traducción por Adri_VolKatina


recorteardor

Verano de 1943, Britannia

504

Yo, Jane T. Godfrey, soy una Witch de la Octava Fuerza Aérea Armada de Liberion. Mientras tengo un cargo tan alto como una Capitán, no soy así de especial cuando me comparo con mis compatriotas – quienes también podrían describirse como superhumanas – que están reunidas en esta sala de conferencia, si me permites decirlo.

El comandante de la base ha estado en condiciones de convocar una asamblea, como lo hace normalmente. No entendí bien lo que decía, pero era algo como “¡Heroicas Witches! Se les concederá entrar en la celebración del Día de la Independencia de nuestros Estados Unidos de Liberion”… supongo.

¿Vacaciones? La alegría inmediatamente apareció en los rostros de todas las presentes, y explotaron instantes después.

“¿A dónde deberíamos ir?”

“¿Qué deberíamos comprar?”

Un escándalo comenzó.

“¡Oigan, ustedes! ¡Sé que están felices, pero cálmense!”

Todas se tranquilizaron cuando el Comandante alzó su voz, aunque parecía que se levantarían de sus asientos en cualquier momento. Claro, yo también estaba deleitada. Podía enviar regalos a mi familia; o dar paseos en las históricas calles que sería imposible encontrar en un país de adolescentes como Liberion. Ahora que lo pienso, recuerdo haber visto a un guía de turistas de Londres tendido en algún lugar de la base. Metida en esos pensamientos, dirigí mi atención a mi líder de formación, la Capitán Gentile , que estaba sentada a lado de mí.

La Capitán Gentile, apodada cariñosamente “Don”, por todas nosotras, incluida yo, tenía su usual expresión de aburrimiento, los codos en la mesa, encogida de hombros. Aunque escuchó el mismo anuncio de vacaciones, no parecía particularmente feliz.

Mientras tanto, el discurso del Comandante terminó. Todas estaban entusiasmadas, discutiendo animadamente como pasar estas preciosas vacaciones.

En este punto, la Capitán Gentile dijo, “Londres.”

Jane: “¿Londres?”

“Comprar y pasear.” La Capitán Gentile planeaba explorar Londres y comprar en alguna
famosa tienda departamental.

“Don, eso es inesperadamente cliché, ¿no?” era divertido para esa Don tener un plan que siguiera al pie de la letra una guía, así que no pude evitar molestarla un poco.

En respuesta, Don me dio una mirada dubitativa como si dijera, “¿Tienes fiebre?
¿Comiste algo malo?” “¿Q-qué?”

Dominica: “Tu dijiste…”

Jane: “¿Yo?”

Dominica: “Eso es lo que dijiste, lo que querías hacer. Explorar Londres y comprar cosas.”

Jane: “¿Eh?”

Ahora que lo mencionó, pude haber dicho algo así antes. Y también estaba pensando
demasiado en esas líneas.

Dominica: “Exploramos Londres y vamos de compras, ¿eso estará bien?”

Jane: “E-ehm.”

Dominica: “Ok, está decidido.”

Por la escena, las demás aún estaban en medio de la discusión sobre a dónde ir y que comer. Don y yo fuimos las primeras en decidir nuestros planes de vacaciones.

Continuar leyendo, parte B --->

15088077_p1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s